La fisioterapia utiliza diversas técnicas y herramientas en la aplicación de tratamientos para remediar problemas de movimientos articulares, rehabilitación física y aliviar dolores, así como prevenir futuros problemas físicos.

Uno de los recursos más útiles y recurrentes por los fisioterapeutas, es el empleo de la parafina caliente, ya que la termoterapia es una de las herramientas más efectivas de las que dispone esta disciplina.

Beneficios de la termoterapia con parafina

Este método de tratamiento es exotérmico, por lo tanto solo se aplica en contacto directo a la piel justo en el área afectada y su aplicación dura de 10 a 20 minutos aproximadamente.

Con la parafina se logra un resultado muy positivo para inflamaciones que aun no se encuentran en fase aguda. También se obtiene un efecto cauterizante pues destruye tejido cuando se aplica a una temperatura adecuada.

Así mismo se puede recuperar o mejorar la circulación sanguínea en las zonas donde se aplica la parafina, además de remedir los espasmos y contracturas de los músculos.

Su efecto analgésico es muy admirable, pues se logran aliviar los dolores de forma muy rápida, aunque el grado de alivio dependerá del tiempo de aplicación y la intensidad de calor que se emplee pero es bastante efectivo.

Uso de la parafina en la fisioterapia

Se emplea principalmente para aliviar dolores y para casos inflamatorios como abscesos o cuando movimientos bruscos de las articulaciones causan que estas se inflamen. La parafina se aplica también para remediar problemas del aparato digestivo, respiratorio, circulatorio, locomotor, urogenital y del sistema nervioso. 

Por lo tanto se tratan problemas vasculares, dolores gástricos o cólicos, laringitis pleuritis, litiasis, artritis, esguinces, desgarros musculares neuralgias y muchos otras enfermedades. Incluso se tratan problemas de obesidad.

Proceso de aplicación de la parafina

Para efectuar la aplicación de la parafina esta se debe derretir primero a una temperatura mayor a 50 grados. Una vez derretida se pueden emplear diferentes técnicas de aplicación.

Algunas técnicas utilizadas son inmersión mantenida, inmersión repetida, embrocaciones, batido o en compresa. La técnica ideal depende del problema que se va a tratar y de la zona donde se aplicara.

Inmersión mantenida

El proceso por inmersión se realiza introduciendo la zona afectada en el tanque de parafina derretido y mantenerla dentro del tanque por un tiempo de 20 a 30 minutos. Esta técnica se utiliza para pies, manos o brazos que necesitan un calor intenso.

Inmersión repetida

Este método consiste en sumergir el área afecta dentro de la parafina derretida por un espacio de 1 a 2 segundos, para luego retirarla. Al momento de sacar el área afectada de la parafina esta se solidificará casi de inmediato creando una capa de parafina.

Después de unos pocos segundos se vuelve a introducir en la parafina derretida para volverla a retirar a los 2 o 3 segundos. Este proceso se repite varias veces hasta que se forme una capa gruesa de parafina.

Ahora la parafina se envuelve en un plástico y esto a su vez esto en tela como toallas para mantener el calor de la parafina. Al cabo de 18 a 20 minutos la parafina se enfría por tanto se retira la toalla, el plástico y la parafina solidificada para terminar el tratamiento.

Esta técnica es empleada para las zonas como brazos, manos y pies y se puede repetir varias veces.

Embrocaciones

Cuando la zona afecta o que se tratara no se puede sumergir en el tanque de parafina se recurre a este método. El proceso con esta técnica es aplicar la parafina derretida utilizando una brocha o pincel.

Se deben ir formando varias capas de parafina como se hace con la inmersión repetida y luego cubrirla con plástico y una tela. Después de 15 o 20 minutos se retira todo y se puede volver a repetir el proceso si es necesario. 

Esta técnica se utiliza mayormente en hombros, codos, rodillas, espaldas y otras zonas que no pueden ser sumergidas en el recipiente calentador de parafina, además este método permite aplicar la parafina con mayor temperatura.

Batido

Para zonas muy grandes, como la espalda, se utiliza el método de parafina batida. Para esto se bate lo suficiente la parafina caliente con un cucharon, hasta lograr crear espuma en la superficie.

Ahora con las manos se toma la espuma y se aplica en la zona creando capas de parafina. Al igual que los otros métodos se cubre la zona con plástico y tela y se espera los mismos 15 a 20 minutos para proceder a retirarlo.

Compresas y vendajes

Para aplicar las compresas estas se sumergen primero en la parafina caliente y luego se colocan en la zona del cuerpo que se necesita en números de 5. Para la circulación y además inmovilización de la zona son ideales los vendajes.

Cuando se realiza un vendaje se necesita tela de gasa y una brocha. Primero se aplica con la brocha la parafina en el área y luego se coloca la tela de gasa, ahora se vuelve a aplicar parafina y otra capa de tela de gasa hasta tener varias capas.

Las vendas pueden dejarse por 24 horas para mantener inmovilizada la zona. La única desventaja es que no se puede reutilizar por completo la parafina, ya que, aunque se sumerja la venda en la parafina caliente para derretirla y luego se exprima, siempre quedan residuos de parafina en la venda.

Obtén la mejor parafina del mercado

El uso de la parafina en la fisioterapia es la mejor opción en la actualidad para aliviar dolores y todo tipo de dificultades físicas gracias a sus propiedades y efecto en la piel y articulaciones.

Si deseas comprar parafina bien sea para uso personal y en casa o para aplicación profesional en un consultorio fisioterapéutico, puedes buscar en muchas tiendas y comercios que las ofrecen, Sin embargo, te sugerimos una de las mejores tiendas online que vende parafina. Además de ser una tienda virtual responsable, tiene la mejor calidad en parafinas y al mejor precio al mayor y al por menor. No dudes en visitarla. www.ceragi.com/es/7-parafina-y-estearina

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí